fbpx
Queremos tener un gato, ¡Miautástico! | Clinica Veterinaria Recuerda
762
post-template-default,single,single-post,postid-762,single-format-standard,bridge-core-2.5.8,qode-quick-links-1.0,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-26.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-398

Queremos tener un gato, ¡Miautástico!

¡Qué bien! Nos alegramos mucho, ¿qué hay mejor que volver a casa y escuchar el ronroneo de una adorable bola de pelo?

Pero igual que hicimos con los futuros dueños de perros, también os vamos a hacer pensar un poquito para que estéis seguros a la hora de adoptar o comprar un lindo gatito.

Tener un gato es muy beneficioso, pero hay que tener varias cosas en cuenta antes de adoptarlo o comprarlo, sobre todo si nunca habéis convivido con uno.

  • Un gato no es, ni un perro, ni un juguete; y estarás pensando: es obvio ¿no? Pues para mucha gente no.

El carácter, necesidades y cuidados de un gato, son diferentes a las de un perro, y por supuesto no se debe tratar como un juguete, los padres deben enseñar a los peques como hay que manejar, acariciar y cuidar a un gato.

  • Debes elegir si quieres un gatito o un gato adulto:

Si elegimos gatito disfrutaremos de esta primera etapa tan divertida en la que lo veremos hacerse más ágil día a día, querrán juego a todas horas, lo podremos educar desde el principio, pero necesitan mucha energía, atención y en consecuencia, tiempo; si la actividad te pone nervioso/a, no elijas un gato pequeño.

Un gato adulto es más tranquilo, por supuesto también son cariñosos y juguetones, pero ya han pasado esa etapa de “locura”. Debemos de tener paciencia para que se adapten a su nuevo hogar y si adoptas alguno con problemas emocionales, deberás tener tiempo para ayudarlo. Otro factor a tener en cuenta para elegir la edad, es si tienes otro gato en casa, es más fácil “hermanarlo” con un gato pequeño que con un adulto.

  • Respecto a la elección del sexo, tanto machos como hembras son mascotas estupendas y con muy pocas diferencias de comportamiento entre sí, siempre que hayan sido esterilizados. Algunos dicen que las hembras son más cariñosas y los machos más independientes, pero no tiene por qué ser así.

Vamos a daros un par de consejos para ayudaros a decidir: por lo general, los machos son un poco más grandes que las hembras;

los gatos machos sin esterilizar son aficionados al “vagabundeo” , intentan salir de casa en busca de hembras en celo, lo que conlleva el riesgo de peleas con otros gatos o de accidentes, además es probable que marquen su territorio con orina (de ahí que se aconseje la esterilización); las hembras sin esterilizar pueden ser muy ruidosas y con tendencia “escapista” cuando están en celo y pueden quedarse embarazadas desde los cinco meses (de ahí que se aconseje la esterilización); si tienes más gatos en casa, debes elegir el sexo del nuevo integrante de la familia según eso, por ejemplo, si tienes un gato castrado en casa, una hembra joven castrada puede ser la mejor opción; la esterilización de una hembra es más costosa que la esterilización de un macho.

  • Las necesidades básicas de un gato comienzan con una buena alimentación, adaptada a cada etapa, prevención o tratamiento a una posible enfermedad.

Por ejemplo, en gatos cada vez hay más problemas de cristales urinarios por culpa de dietas de baja calidad, además de otros problemas de salud, así que es importante que sepas que deberás gastar dinero mensual en una alimentación seca de calidad combinada con una dieta húmeda.

También tendrás que estar muy pendiente del agua, tienden a beber poco y se deshidratan con facilidad. Por ejemplo, hay gatos a los que hay que cambiarle el agua del plato cada poco para incentivar que beban.

  • Mantener su higiene es fácil puesto que ellos hacen la mayor parte con su lengua y el acicalado, pero en gatos de pelo largo tendrás que cepillarlo cada pocos días para evitar que se formen nudos con el pelo muerto y que el gato ingiera demasiados pelos.

Además tendrás que acostumbrarte a los pelos en el sofá, las alfombras, tu ropa… si decides tener un gato, decides vivir con pelos, esto es así.

  • Entrenar a tu gatito: aunque ellos comienzan imitando las acciones de su madre, y luego aprenden por sí mismos a través de la experimentación, nosotros debemos enseñarles las reglas de convivencia con personas y otros animales que vivan en casa.

Enseñarles a que reconozcan su nombre, ayudarles a que quieran usar el arenero eligiendo una arena adecuada, tamaño, lugar…, enseñarles a usar el rascador, algo muy importante para evitar arañazos en el sofá, muebles, cortinas…

  • Debes tener preparada tu casa para su llegada. Los gatos tienen un instinto natural para jugar al aire libre, marcar territorio, trepar los árboles y echarse una siesta al sol. Depende de si vives en piso o casa, deberás tener unos cuidados. Por ejemplo, si vives en un piso tienes que estar pendiente de las ventanas y si puedes protegerlas mejor, les encanta subirse en el poyete a tomar el sol o simplemente mirar, pero hay que evitar los accidentes.
  • Debes de dedicar tiempo a jugar con él, es la mejor manera de poner en práctica sus habilidades de cazador y de realizar ejercicio físico. La vida de interior favorece la obesidad, y esta lleva asociada problemas de salud, así que debemos incentivar que hagan ejercicio jugando con ellos; pero nunca con las manos, siempre con juguetes para gatos como las cañas, ratones…

También puedes montarle en casa una zona donde trepar y descansar, estanterías con diferentes alturas, cajas donde esconderse…

  • Otro punto importante es la organización de sus zonas: de alimentación, descanso, aseo y juego. Deberás respetarlo para evitar que tenga problemas de comportamiento.

Por ejemplo, la bandeja deberá colocarse en un lugar tranquilo, de fácil acceso, lejos de su comedero y evitando cualquier fuente de estrés.

  • Y por último, todos los gatos necesitan cuidados veterinarios, lo que conlleva como mínimo unos gastos anuales en veterinario para prevenir enfermedades (vacunas, desparasitación interna y desparasitación externa), este gasto será mayor el primer año (sumamos primovacunación, microchip y castración).

 Además tienes que tener en cuenta que algunos gatos están predispuestos genéticamente a desarrollar enfermedades, por lo que tu economía debe poder permitirse veterinario y tratamiento preventivo y curativo. Según se van haciendo mayores hay que hacerles chequeos y hay que tratar sus “achaques”, igual que a una persona mayor.

Esperamos que esta información os haya servido de ayuda y que disfrutéis mucho con la nueva llegada de vuestro peludo, seguro que vais a vivir muchos momentos inolvidables.

Os aconsejo que también leáis esta entrada donde os explicamos los 5 pilares básicos para el bienestar del gato y la importancia del enriquecimiento ambiental.

Hasta la próxima semana,

CVRecuerda

No Comments

Post A Comment