fbpx
Primavera, los “bichos malos” altera | Clinica Veterinaria Recuerda
872
post-template-default,single,single-post,postid-872,single-format-standard,bridge-core-2.5.8,qode-quick-links-1.0,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-26.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-398

Primavera, los “bichos malos” altera

Todos estábamos deseando que llegara el buen tiempo, y con él, las visitas a todos los parques de la ciudad, disfrutar más del jardín, los paseos eternos, las excursiones, pasar el día en la playa… en resumen, disfrutar en familia con nuestros peludos.

Pero hay que recordar que con la subida de las temperaturas también llegan los “bichos malos”(ectoparásitos): pulgas, garrapatas y flebotomo (mosquito de la Leishmania), así que si no eres de los que proteges a tu perro durante todo el año, a partir de marzo es impepinable, debes protegerlo sí o sí.

Como siempre os decimos: mejor prevenir que curar. El tratamiento con productos ectoparasiticidas y repelentes para que protejan a vuestros peludos de las picaduras y enfermedades que estos parásitos pueden transmitirles, es lo más importante.

Y para que lo entendáis vamos a hablar a fondo de estos tres “bichos:

1- Comenzamos hablando de la PULGA, ese parásito pequeñito que puede corretear entre el pelo de nuestros peludos y también salta.

Tienen aproximadamente 60 millones de años de historia y ya se encontraban en los mamíferos prehistóricos.

El ciclo de la pulga está compuesto por cuatro fases: huevo, larva, pupa y adulta, y se desarrolla de la siguiente forma: la hembra encuentra un hospedador (perro o gato), se alimenta de su sangre y a los dos días empieza a poner huevos (hasta 46 al día pueden poner, sí, una barbaridad); los huevos caen del pelo del animal y se quedan en las zonas por donde haya pasado el peludo, sobre todo en los lugares donde más tiempo pasa (camas, sofá, jardín…); entonces los huevos eclosionan y salen las larvas, al final de esta fase, la larva teje un capullo de seda y dentro de él pasa a pupa y de esta, a adulto pre-emergente, que no saldrá del capullo hasta que las condiciones ambientales sean óptimas (temperaturas templadas y humedad).

En cuanto el adulto emerge y encuentre hospedador, comienza todo de nuevo.

Es importante que entendáis este ciclo si tu mascota ha tenido pulgas, porque aunque hayas eliminado todas las pulgas de tu peludo y esté protegido, también debes de realizar una limpieza del medio ambiente para evitar le reinfección.

Y por supuesto lo ideal es proteger antes de tener el problema en casa.

Problemas asociados que vienen de la mano con las pulgas:

  • Que tu peludo tenga alergia a la picadura de las pulgas provocando problemas dermatológicos y malestar
  • Que te piquen a ti o a un familiar, por lo general alrededor de los tobillos, causando mucho picor
  • Que también infecten a tu peludo de Dipylidium caninum (un parásito intestinal)
  • Que produzcan anemia en peludos de corta edad y con una gran infestación
  • Y lo peor, que transmitan enfermedades como la Bartonella spp. o  Rickettsia felis  (enfermedades de transmisión vectorial)

2- Pasemos ahora a hablar de la GARRAPATA, ese parásito marrón o blanco (si es una hembra que se está alimentando de sangre) que podemos encontrar bien enganchaditas en cualquier punto de perros no protegidos; aunque prefieren las orejas, zona inguinal, zona axilar, espacios interdigitales y la espalda.

Su principal huésped es el perro, rural o urbanita, aunque hay mayor infestación en perros que viven en los pueblos o en casas con jardín, respecto a los que viven en ciudad entre edificios.

El ciclo de la garrapata tiene cuatro fases: huevo, larva, ninfa y adulto.

Tras alimentarse la hembra en el perro,  se produce el apareamiento entre adultos, y ella cae al suelo, donde pone sus huevos (entre 1500 – 4000 / única puesta) y muere. El macho permanece en el perro alimentándose durante un largo periodo de tiempo.

Los huevos eclosionan y salen las larvas, estas buscan el mismo huésped u otro para alimentarse y cuando quedan saciadas caen al suelo para pasar a la fase de ninfa, la ninfa hace igual, se sube a una huésped para alimentarse y cuando quedan saciadas caen al suelo para metamorfosearse en garrapata adulta.

Como los cambios a larva y a ninfa se producen en el medio ambiente, el clima influye en este proceso, necesitan temperaturas altas, por eso en cuanto las temperaturas comienzan a ser cálidas, la protección de nuestros peludos debe estar presente.

Cuando hemos dicho que mejor proteger todo el año, es debido al cambio climático, cada vez los inviernos están siendo más cálidos, y tanto el ciclo de la pulga como  de la garrapata, se ven favorecidos para desarrollarse y llegar a fin, también en meses de invierno.

La garrapata, en ninguna de sus fases, salta como la pulga, así que utiliza la vegetación para poder trepar a su huésped (el perro),  que al pasear entre las plantas se infesta.

Problemas asociados que vienen de la mano con las garrapatas:

  • Perros con alergia a las picaduras de garrapata
  • Aunque suelen pasar inadvertidas debido a que en su saliva contienen sustancias con propiedades anestésicas y antihistamínicas, a veces vemos úlceras, costras, pápulas o granulomas en los puntos donde se fijan a la piel del perro.
  • Las garrapatas son capaces de transmitir varios agentes patógenos como bacterias, virus y protozoos que hacen enfermar a nuestros peludos, a las que se le llaman enfermedades de transmisión vectorial: Ehrlichiosis canina, Hepatozoonosis canina, Babesiosis canina y Anaplasmosis canina.
  • Aunque su hospedador principal es el perro, en algunas ocasiones también infestan a humanos, y su mayor peligro es que también son vectores de enfermedades (rickettsiosis humanas).
  • En cachorros muy infestados pueden provocarles anemia

3- El último “bicho malo” de la temporada es el FLEBOTOMO, más conocido como el mosquito de la Leihsmaniosis, beatillas o moscas de los arenales.

 La Leishmaniosis es otra enfermedad vectorial en la que el “mosquito” es el vector que transmite la Leishmania spp (un protozoo) de perro infectado a perro sano.

El ciclo del flebotomo tiene cuatro fases: huevo, larva, pupa y adulto. Este ciclo puede tardar en completarse unos dos meses, depende de si las condiciones son favorables.

La duración del ciclo evolutivo depende de diferentes factores como el hábitat y la temperatura, y requieren de ambientes húmedos.

Por eso el periodo de máxima actividad es de mayo a octubre.

Son insectos nocturnos, por lo que su momento de mayor actividad es al atardecer.

Los flebotomos se alimentan de fuentes naturales de azúcar, pero las hembras necesitan ingerir sangre para poder madurar sus huevos. Ponen entre 40 y 60 huevos.

Problema asociado al flebotomo:

  • Cuando pica a un perro e ingiere su sangre, si este animal estaba infestado por Leishmania spp , el mosquito también se infesta y cuando pique a otro perro, lo infestará, ayudando a la transmisión de esta horrible y grave enfermedad; y por supuesto, enfermando también al perro recién picado.

En otros artículos profundizaré  sobre las enfermedades de transmisión vectorial que he nombrado hoy, pero lo importante que debéis sacar de este texto es que vuestros peludos deben estar siempre protegidos para evitar enfermedades graves.

Hay muchos productos en el mercado, de diferentes laboratorios, formatos, preguntadnos siempre cuál es el más apropiado para tu mascota, no todos previenen las enfermedades vectoriales, recordad: lo barato sale caro.

¡Hasta la próxima entrada!

CVRecuerda

No Comments

Post A Comment